El cultivo de la Zanahoria

Quisimos partir este ciclo de “cultivos” con esta hortaliza de raíz que está presente en el Logo de Chile Huerta. No es indiferente para nosotros, así que lo hacemos en su honor.

¿Sabías que la zanahoria no es naranja en realidad y se mutó a ese color ya que los Reyes de Holanda – fanáticos del naranja – lo pidieron? Interesante partir con una historia así para que no se extrañen cuando vean zanahorias blancas, moradas y amarillas entre los cultivos orgánicos. Y es que el ser humano, con su afán de creerse dueños de la naturaleza, ha tratado de modificar el curso natural cuando sabemos que de vez en cuando solo con “un pequeño” remezón de la naturaleza, varias vidas humanas se pueden perder en un abrir y cerrar de ojos. Es por ello que nunca olviden: “la naturaleza no necesita al ser humano, pero el ser humano sí necesita de ella”.

Pero volvamos a lo que nos convoca… La zanahoria, cuyo nombre científico es Daucus carota, es un excelente alimento gracias a su alto contenido en vitaminas y minerales, donde el agua es el componente más abundante junto a los carbohidratos, posicionándola así dentro de las hortalizas que aportan más energía. Tener en cuenta que los azúcares que atrapa desde la tierra disminuyen cuando se cocina y aumentan con la maduración.

¿Cómo se cultiva?

La zanahoria se puede sembrar durante todo el año, aunque es recomendable no hacerlo en verano ya que el sol puede afectar demasiado cuando es pequeña. Necesita bastante humedad para que germine por lo que recomendamos poner la semilla entre dos papeles humedos dos días antes de sembrarla. Necesita al menos 25 cm de profundidad en la tierra y obviamente crecerá mucho mejor si tiene más espacio. Es importante que el riego no sea solo superficial y que el agua penetre a las raíces. Por ello el sustrato debe ser esponjoso y no debe estar apretado. Tener en cuenta que se debe dejar al menos un espacio de 10 cm entre plantas si quieren poner varias. Se demora aproximadamente 3 a 4 meses para que se pueda cosechar.

¿Cómo se consigue la semilla?

La zanahoria es una planta bienal, es decir tiene una vida de 2 años. En el primer año almacena la energía necesaria para poder dar flor y es aquí cuando se debe cosechar si se quiere consumir. Si uno quiere sacar semillas de la planta uno debe esperar al segundo año cuando esta florezca, para que se seque y cumpla su ciclo natural. Tener en cuenta que al primer año se puede cortar el fruto y dejar solo la cabeza en la tierra para que vuelva a enraizar… Así tendrás la planta activa en tu huerta sin tener que perderla. 

¿Cuáles son los 8 problemas típicos que encontramos en este cultivo?

  • Las raíces apenas se desarrollan. Esto es producto de deficiencia de nutrientes y temperaturas extremas. Zanahorias (que son raíces modificadas) pequeñas se deben a poco potasio o un exceso de calor. Si tu problema son las temperaturas altas, cultiva en semisombra. Si tu problema son las temperaturas bajas, el mulch nos ayudará a mantener la temperatura de suelo. Para la deficiencia de nutrientes, ponle compost, humus o bokashi.
  • Las zanahorias son deformes y se dividieron en varias raíces. Es un problema frecuente cuando el suelo está apretado. Se soluciona labrando la tierra, dejándola esponjosa y añadiéndole compost para que tenga aireación.
Image result for zanahorias deformes
  • Las zanahorias tienen hoyos en su interior. La deficiencia de calcio o el exceso de potasio, pueden causar esto. El pH ideal de la tierra debe ser en torno a los 6 (neutro), por tanto se debe añadir compost y humus para neutralizar la tierra.
  • Las zanahorias están agrietadas. Esto pasa en general por un riego irregular. El suelo debe estar humedo constantemente y para ello el mejor aliado es el mulch y un riego automático constante.
Image result for cracked carrots
  • Las zanahorias tienen verde la parte superior. Esto se debe a la exposición al sol por mucho tiempo. Para ello debes tapar con compost la zona que está expuesta.
  • Las zanahorias se pudren. Esto es causa directa de un mal drenaje y de agua encharcada. Para ello debes sustituir el suelo y ponerle un buen compost. Si no es posible, lo mejor es levantar la cama de cultivo y dejarle un buen sustrato a la planta para que se pueda desarrollar sin problemas.
  • Las hojas son deformes o amarillas. Esto en general es producto de los pulgones, quienes se comen la savia de la planta. Esto se combate con el jabón potásico… y si es dificil erradicarlo, lo mejor es combinarlo con aceite de neem.
  • Las hojas tienen manchas oscuras y algunas zonas amarillas. Esto es causa de los hongos como el oidio, la cercospora o el mildiu. La solución puede ser el propoleo el cual es un tratamiento natural especializado contra los hongos.

Como siempre, recuerda tener consciente que tus semillas sean orgánicas, ya sean certificadas o de un guardardor de semillas recomendado. Obtener malas semillas puede causar un severo daño al equilibrio del ecosistema. Cualquier cosa que necesiten, @ChileHuerta está a disposición a través del formulario de contacto, nuestras redes sociales y/o nuestros talleres de huerta orgánica que dictamos recurrentemente.

Tagged on:
X