Huerta de Otoño

La naturaleza comienza poco a poco a cambiar de color. Todo empieza lentamente a dormir, las hojas caen retornando carbono al suelo y generando una protección especial para darle vida a microorganismos que trabajarán arduamente para ir nutriendo y dándole vida a este universo bajo tierra que no logramos ver y que ni siquiera logramos imaginar lo que está ocurriendo.

Estamos cómo planeta atravesando por un momento muy duro, donde la naturaleza se está manifestando de manera imponente frente a tantos previos avisos de cuidado y de respeto, enseñándonos la fuerza de la tierra y el poder que tiene cada ser vivo que habita en este planeta.

Hoy que estamos en cuarentena, cobra más vida que nunca el tener una huerta, generada desde nosotros, desde nuestro amor y cuidado y libre de agroquímicos.

Hoy es el momento propicio porque además comenzamos un nuevo ciclo, una nueva estación, donde predominan los cultivos de hojas que necesitan menos horas de luz solar y resisten mejor las bajas temperaturas.

Como familia nos hemos propuesto ampliar la huerta. Ya hemos realizado el ejercicio de no ir más al supermercado y ahora nuestra meta es producir absolutamente todas nuestras hortalizas desde la huerta de nuestro hogar y aquí les compartimos paso a paso como hacerlo.

¿QUE HORTALIZAS PUEDO SEMBRAR?

Acelga, espinaca, lechugas, Kale, repollo, brócoli, coliflor, mizuna, apio, cilantro, perejil, rabanitos, nabo, puerros, cebollas, cebollines, ajos, rúcula; y todas las que ustedes puedan ver en nuestra gráfica diseñada para eso.

¿CÓMO HACER TUS ALMÁCIGOS?

¡Reutiliza todo lo que tengas! Rollos de papel higiénico, envases de yogurt, de jalea (debes hacerle perforaciones para el drenaje) o maceteritos pequeños si es que no tienes almacigueras (ojalá que éstas, “sobre todo si estás comenzando”, sean grandes y con buenos espacios para que tus semillas puedan desarrollarse bien).

SUSTRATO PARA ALMÁCIGOS / MATERIALES: Compost + perlita + vermiculita.

  • ¿Cómo pongo mis Semillas? Para plantar unidades, como por ejemplo: 1 lechuga, 1 acelga, 1 apio; pones máximo 3 semillitas por maceterito o espacio y en profundidad 3 veces máximo el tamaño de la semilla. Si vas a cultivar ramitos puedes poner hasta 10 o más semillas, como por ejemplo para el cilantro, perejil, ciboulette, etc. Si no tienes todos los materiales puedes hacerlo solo con compost: lo importante en estos momentos es utilizar lo que ya tengas en casa.
  • ¿Cómo riego? Una vez que puse mis semillas, riego de manera abundante con un aspersor de gotita fina, solo la primera vez para activar las semillas. Luego puedes poner todos tus almácigos en un recipiente con agua, de manera que se siga regando por abajo y no le falte agüita nunca (debes ir rellenando, con la evaporación bajará y por supuesto que los almácigos también absorberán agua).
  • ¿Dónde ponerlos? Si no tienes invernadero, debes cuidarla al interior de tu casa en la ventana donde más sol le llegue para que estén calientitas. Siempre es importante mantener este equilibrio entre humedad/temperatura. Si te falta espacio puedes ponerlo en una caja plástica transparente con agüita y la dejas semi-tapada en el jardín donde le llegue sol, aunque por la noche protégela a un lugar mas cálido.

¿CÓMO HACER TUS CAMAS DE CULTIVO?

Se pueden hacer de muchísimas maneras. Siempre lo ideal es si tienes una buena tierra trabajar directo en ella, pero si tu tierra no es buena, la mejor alternativa es levantar con cajones. La altura ideal son 60 cm de buena tierra. En nuestro caso hemos construido camas de 40 cm de alto con maderas de 2 pulgadas y hemos soltado y mejorado 20 cm o más de nuestro suelo. Pero puedes levantarla lo que quieras dependiendo de los materiales y presupuesto que tengas.

Como sugerencia, te recomendamos que tu cama no sobrepase 120 cm de ancho. De esta manera podrás trabajar desde ambos lados cómodamente. Además, tener en cuenta que en la construcción de la cama debes poner listones en las uniones y cada 100 cm para que tengan un mejor soporte y estabilidad. Si tu suelo tiene desnivel, puedes dejar que sobresalgan las patas de estos listones entre 10 y 15 cm para que una vez puesta la cama en el suelo, estas queden enterradas. Si tienes un suelo completamente plano, no es necesario.

Si quieres proteger las maderas te recomendamos utilizar aceite de linaza natural, (dales 2 a 3 manos, esperar a que se seque bien para avanzar con el proceso de llenar la cama).

Existen pinturas ecológicas si quieres darle cierta estética, lo importante aquí, es no utilizar ninguna sustancia tóxica que pueda llegar a lo que nos comeremos (por esto mismo forrar las camas interiormente con plástico no es la opción que te recomendamos)… incluso si no quisieras utilizar nada y dejar tus maderas naturales, con un buen manejo del riego podrían llegar a durarte 3 a 4 años sin problema alguno.

¿QUÉ PASA SI TENGO UN ANIMAL QUE PUEDE DAÑAR MI HUERTA?

Si tienes perros, conejos o algo que pueda pisar o perjudicar tus cultivos es mejor cerrar perimetralmente la huerta con una malla de gallinero. Para ello es esencial levantar la malla al menos 150 cm y tener la precaución de enterrarla al menos 15 cm tensando un alambre en la base. Esto último servirá para que los animales no puedan pasar por debajo ya que al encontrar más malla desistirán de hacerlo, sobretodo el caso de los conejos.

¿CÓMO RELLENAR LOS CAJONES?

Si tu tierra está apretada y le faltan nutrientes, antes de poner tu estructura, con una horqueta entierra y suelta moviendo hacia adelante y hacia atrás. No queremos que des vuelta la tierra para que no se generen liberación de microorganismos ni nutrientes.

Una vez suelta la tierra, pon tu estructura y comienza a nutrirla. ¿De qué manera? Pon una capa de guano (gallina, vaca, caballo, oveja, etc) teniendo en cuenta que no venga de un animal que haya sido expuesto a antibióticos para que no contamine nuestra tierra. Una vez que plantes tus almácigos, incorpora si es posible humus y/o bokashi… ¡Verás como te lo agradecerán!

Si en el lugar donde vas a poner tus camas había pasto, preocúpate de sacar por lo menos unos 10 cm de donde estaba el pasto. Para evitar que este vuelva a crecer, te recomendamos poner cartón mojado y luego todo lo mencionado. De esta manera con el tiempo, el cartón se biodegradará eliminando todas las semillas que pudieron haber quedado.

¿CÓMO PONGO LOS CULTIVOS?

La idea es optimizar al máximo los espacios, teniendo en cuenta que siempre en una huerta orgánica debemos combinar nuestras hortalizas con olores y flores. Por ello, nuestra hortaliza principal debe ser acompañada con olores, como por ejemplo cebollas, ajos, cilantro, perejil, ciboulette, cebollines, puerros; para ser protegidos de plagas. Además, debe ser acompañada de flores, como por ejemplo calendulas, capuchinas, tagetes; para atraer polinizadores y además para protección de ciertas plagas.

Trata de ir formando triángulos: por ejemplo, plantas una hilera de lechugas, para luego ir intercalando entre los espacios vacíos algunos “olores” para proteger por debajo y por arriba, además de poner alguna flor que no ocupe mucho espacio, idealmente comestible para atraer polinizadores como es la caléndula, que para nosotros es infaltable dentro de una cama de cultivos.

Tener en cuenta que es ideal cercar la huerta con flores como son los rosales, las cuales serán una barrera biológica que te permitirán atrapar y proteger a tus cultivos de ciertas plagas invasoras que puedan llegar. Por ejemplo, tener un rosal siempre es beneficioso ya que es extremadamente frágil y te servirá como un aviso ya que a él le llegarán primero las plagas antes que a tus cultivos. De esta podrás hacer un manejo natural preventivo.

¿CUÁNTO SE DEBE REGAR?

Durante esta época, en que bajan las temperaturas y la evaporación es mucho menor al verano, se debe regar cada un día dependiendo de la zona geográfica donde estés. De todas maneras, es esencial que vayas viendo la humedad de la tierra y la mejor forma de hacerlo es metiendo los dedos en la tierra sintiendo su humedad. No puede estar encharcada ni seca, por tanto con esto podrás ir midiendo cada cuánto tiempo es el óptimo de riego.

Es posible regar por goteo o con manguera. Si es lo primero, será mucho más eficiente, aunque debes estar atento que no se tapen los goteros con las sales minerales del agua (principalmente a los que tenemos pozo). Si es lo segundo, debes tener en cuenta que el chorro debe enfocarse en la base de la planta para ser eficiente con el agua.

Dependiendo de la especie que estés cultivando, podrás ver germinar y cosechar tus hortalizas. Es enriquecedor lograr comer tus propios alimentos, sabiendo que estos han sido cuidados con amor y tienen toda la buena energía que alimentará tu alma. Es por ello que nuestro propósito como Chile Huerta es que todos vivamos de forma autosustentable y en armonía con el medio ambiente, por lo que te animamos a que te unas a esta comunidad de huerteros que queremos vivir de forma sana en este viaje que estamos emprendiendo.

X