Qué se recicla y qué no en Chile

¿Sabemos qué se recicla y qué no en nuestro país? Reciclar es una tarea que debe venir en nuestro ADN. Muchos de nuestros hijos están más conscientes que nosotros a la hora de cuidar el medioambiente. Vergüenza nos debería dar eso y más aún cuando desde hace años hemos venido pensando en consumir y consumir a costa de la destrucción de la naturaleza sin pensar que «nosotros necesitamos imperiosamente a la naturaleza para sobrevivir y ella en realidad no nos necesita«.

Para llevarlo a números y que la consciencia de cada uno se prenda, según Waste Atlas, cada chileno produce 456 kilogramos de basura al año, logrando el primer lugar de Latinoamérica quedando por encima de Brasil (383 kg), Uruguay (376 kg), Panamá (343 kg) y Argentina (341 kg). Te aseguro que no te sientes orgulloso de liderar este ranking.

¿Cuándo se produce el punto de inflexión? Esto ocurre cuando tomamos consciencia. Y es un acto hermoso comenzar a enseñarlo, especialmente a las futuras generaciones, quienes lo están incluyendo poco a poco como parte de su rutina. Y cómo no?! Si es tan urgente la situación que es casi un instinto de supervivencia!

Pero hay que tener en cuenta que NO todo se recicla y es por eso que los motivamos a instruirse al respecto, consumiendo solo aquellos productos reciclables y eliminando de la demanda mensual a aquellos que no lo son. Este «pequeño aporte» transformará la demanda – y por ende la oferta – de productos cada vez más amigables con el medioambiente, lo cual a la larga no será un «pequeño aporte» y nos beneficiará a todos.

¿Qué podemos reciclar?

El reciclaje no es igual en todos lados. Cada país, cada planta recicladora e incluso cada comuna con sus «puntos limpios» tienen procedimientos diferentes y por consiguiente requerimientos que van a variar. No es sorprendente que en algunos puntos de tu ciudad acepten artículos electrónicos (que tienen metales pesados que contaminan al resto) y en otros lugares no los reciben. ¿Qué hacemos entonces? Saber qué es lo que mayoritariamente se recicla en todos lados.

Un dato importante: antes que todo plantéate si lo puedes reutilizar. Ver si lo puedes incluso reparar para no comprar otro. Si la respuesta a las interrogantes es un categórico «no», entonces reciclemos.

Otro dato importante: Contaminación Cruzada. Es esencial lavar, secar y separar muy bien tus residuos antes de llevarlos al punto de reciclaje. Esto porque se contamina la cadena, se ensucia y entorpeces el proceso. Por eso debes almacenar en recipientes limpios, sin bolsas de por medio, ya que facilitará una buena clasificación y una mejor distribución de las tareas de reciclaje.

Un último dato importante: lo Orgánico lo puedes compostar y eso lo puedes hacer en tu casa o departamento con una Compostera a piso o Lombricompostera con la ayuda de las maravillosas lombrices californianas. Estos productos los podrás encontrar prontamente en nuestra tienda de Chile Huerta y en nuestros talleres te podemos explicar cómo hacerlo. Por tanto preocúpate de separar todo lo orgánico que no haya sido procesado (ensaladas aliñadas, por ejemplo, ya están procesadas, como también cualquier alimento que ya haya sido cocinado, restos de animales, colillas de cigarros, medicamentos, entre otros) y genera tu propio compost o humus en casa. Pone mucha atención para que tus productos orgánicos no se vayan al vertedero!! ¿Qué no se vayan al vertedero? Así es! Es esencial evitar que se vayan al vertedero ya que en tu casa emanará sólo dióxido de carbono (Co2) cuando se prepare el compost o humus (el cual te saldrá gratis en vez de comprarlo a un tercero), en cambio en el vertedero se transformará químicamente emanando metano (CH4) el cual es 23 veces más nocivo como «gas de efecto invernadero» que el CO2.

¿Cuáles son las clasificaciones?

Vidrio, Latas, Papel, Tetra Pak (cartón, polietileno y aluminio) y Cartón, son fáciles de identificar y clasificar para poder reciclar. Aunque debes tener en cuenta que deben estar libres de cualquier material que no pertenezca a esa clasificación, como por ejemplo, sacarle cualquier etiqueta ya sea plástica o de papel, cortar el gollete plástico de los envases de Tetra Pak, sacar las tapas de botellas y envases, etc. ¿Pero todo se puede reciclar que tenga estos componentes? Pues no. Por ejemplo, no se reciclan ventanas, parabrisas, espejos, ampolletas, tubos fluorescentes, loza, pírex, vidrio templado, papel o cartón sucio (servilletas o papel higiénico usado), tarros de pintura o tarros contaminados con productos tóxicos, libros con tapa dura, entre otros. Tampoco se reciclan las bandejas de huevo y esto porque ya fueron hechas con material reciclado, por lo que les recomendamos dárselas a su casero amigo para que las reutilice!

Pero, ¿qué pasa con el Plástico? ¿Cuántos tipos de plásticos existen en la clasificación del reciclaje? He aquí el problema y es por ello que se crearon los distintos números dentro del clásico símbolo del reciclaje que puedes encontrar en todos los productos reciclables. Lo primero de todo entonces es identificarlo en el producto! Si no lo encuentras, no se puede reciclar! 

El Código de Identificación de Plástico es un sistema utilizado internacionalmente para distinguir la composición de resinas en los envases y otros productos plásticos. Esto fue realizado por la Sociedad de la Industria de Plásticos (SPI) en el año 1988, con el fin de propiciar y dar más eficiencia al reciclaje. Los diferentes tipos de plástico se identifican con un número del 1 al 7 los cuales tienen una denominación y características diferentes. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en Chile (en general) solo se recicla el 1, 2, 4 y 5 (ya que son los plásticos menos tóxicos), aunque existen algunas excepciones como por ejemplo el 6 que se recibe en contenedores especiales que tienen algunos «puntos limpios».

  • 1: PET (Polietileno tereftalato): El PET se utiliza principalmente en la producción de botellas para bebidas, bandejas de torta o contenedores de frutas. Hay algunos «puntos limpios» que los separan en color y transparente. Ojo que las botellas de aceite o vinagre de este material no se reciclan debido a que el envase queda con trazas del contenido.
  • 2: HDPE o PE rígido (Polietileno de alta densidad): El HDPE normalmente se utiliza en envases de leche, detergente, aceite para motor, etc.
  • 3: PVC (Cloruro de polivinilo): El PVC es utilizado en paquetes de carne y embutidos, juguetes de plástico, bolsas de ropa de cama, etc. Hay que tener en cuenta que este es muy dificil que se recicle, por tanto evitar comprar estos productos y preferir otro tipo de envases.
  • 4: LDPE (Polietileno de baja densidad): El LDPE se encuentra en bolsas de supermercado y de tiendas en general, bolsas de basura y alimentos congelados, plástico para envolver, etc. Con la eliminación de las bolsas en el ámbito comercial, gran parte de esta categoría ya está en retirada afortunadamente. El reciclaje era hacer nuevamente bolsas de supermercado, cosa bastante inútil ya que dura solo unos minutos y permanecerá por años…
  • 5: PP (Polipropileno): El PP se utiliza en la mayoría de los productos lacteos en general, productos de limpieza, envases de cosméticos, tapas de botella, etc.
  • 6: PS (Poliestireno): El PS se encuentra en vasos de yogurt, vasos desechables, platos, tazones para agua caliente y bandejas de carne. Tratar de evitar el uso de este plástico ya que es muy peligroso para la salud, pudiendo filtrar estireno que puede dañar el sistema nervioso y está vinculado al cáncer.
  • 7: Otros: Generalmente se indica que es una mezcla de varios plásticos o no sale ninguna indicación en el recipiente. Algunos de los productos de este tipo de plástico son platos para microondas, utensilios para comer (cubiertos), juguetes, etc. Estos plásticos no se reciclan porque no se sabe con certeza qué tipo de resinas contienen.

No olviden que lo mejor es NO comprar plástico! Busquen alternativas y generen un cambio «obligado» en la oferta. Siempre tener presente que el plástico es un material que, aparte de ser muy dañino para la salud, tarda mucho en degradarse por lo que cualquier cosa hecha con plásticos tardará muchos años en desaparecer. Los productos plásticos se amontonan en los océanos, los mares, los vertederos y en cualquier sitio provocando contaminación en las aguas, en la tierra y contaminación atmosférica. Por ahora solo el 20% del plástico se recicla, por lo que debemos seguir generando consciencia.

Tener en cuenta a su vez la huella de carbono que tiene el plástico en su producción: proviene del petróleo y para su fabricación es necesario de procesos químicos que contaminan la atmósfera y contribuyen al efecto invernadero, sin dejar de lado que el método usual para eliminarlos es quemarlos, lo que resulta aún más contaminante.

Para terminar un importante anuncio…

No necesariamente que te reciban el producto en el «punto limpio» quiere decir que se pueda reciclar. No seamos ciegos con esto por favor! Hay veces que nos quedamos tranquilos con que nos lo recibieron, pero solo estamos derivando el problema a otro y lo que debemos hacer es encontrarle una solución. Por eso, debemos conocer en detalle qué se recicla y qué no.

Salgamos de nuestra rutina. Seamos empáticos. Pensemos en nuestros hijos y en el futuro de la sociedad. Nosotros somos los actores principales para generar el cambio y el momento es ahora!

Seamos conscientes de lo que consumimos. Evitemos la mayor cantidad de desechos, reutilicemos lo que podamos y nos vemos en el «punto limpio» con el compromiso de cuidar a la naturaleza…